La Paz, lunes 24 de noviembre del 2014
Mapa del Sitio     Español | Inglés
Inicio > Centro de Prensa > Artículos de opinión > Notas informativas > Artículos de opinión
Artículos de opinión

Bolivia: nivel de vida y política macroeconómica
2011/07/01

Tomado del perióodico El Deber ((01/07/2011) 

Fernando Torrejón Flores, es Doctor en Economía y profesor de Análisis Económico de la Universidad Católica San Antonio-España


El Banco Mundial clasifica a las economías en función de la renta per cápita; con este método agrupa a los países en las categorías de ingreso alto, medio (medio-bajo y medio-alto) y bajo. Normalmente las economías con mayor renta por habitante suelen disfrutar de un mayor nivel de vida y viceversa.

En junio de 2011, los funcionarios del Banco Mundial anunciaron, en base al ingreso por habitante, el cambio de estatus de la economía boliviana, mostrando que Bolivia ha dejado de ser un país de renta baja para convertirse en uno de renta media-baja.

Este hecho lleva consigo dos elementos importantes, por un lado, indica que para el país se abren nuevas vías de acceso al crédito internacional, y por otro, refleja que el nivel de vida de los habitantes ha mejorado en los últimos años.

Tomando como punto de partida el año 1996, se ve que la renta per cápita fue de US$ 960, mientras que en 2009 ésta trepó hasta los US$ 1.630 (véase Banco Mundial). Estas cifras combinadas con datos referentes a la disminución de la pobreza y disminución de la desigualdad, hablan de que en Bolivia el bienestar de la población mejoró sustancialmente. De hecho, en los últimos años la pobreza se redujo en más de 16 puntos porcentuales (véase CEPAL).

El incremento de la renta per cápita responde al elevado crecimiento de la economía. Desde 2005 Bolivia tuvo un crecimiento promedio superior al 4,5%, con a penas presencia de volatilidad.

En este punto, conviene mencionar que gran parte de la variación del PIB se debió a una política fiscal y de redistribución del ingreso expansiva y prudente.

Expansiva, pues los recursos provenientes –especialmente– de los hidrocarburos se colocaron en sitios adecuados: gasto social en salud y educación, creación de empleo público, inversión pública y transferencias a las familias (bonos). Prudente, porque la disponibilidad de los recursos manejados por el sector público no desencadenó en déficit descontrolados.

Por el contrario, desde el año 2006, el resultado del Sector Público no Financiero ha mostrado recurrentemente saldos positivos. En 2010 el superávit alcanzado fue 2% del PIB.

Por otra parte, en el lado monetario, la apreciación del boliviano tuvo efectos positivos en la expansión del crédito en moneda nacional y frenó los aumentos de los precios vía inflación importada. Sin el fortalecimiento de la moneda nacional, probablemente no hubiese sido posible alcanzar cifras de inflación de un dígito, sobretodo en un contexto de permanente elevación de los precios internacionales de los alimentos básicos.

Finalmente, el resultado de la combinación adecuada de política fiscal y monetaria condujo a la economía boliviana a dibujar un triángulo mágico de crecimiento económico, superávit público e inflación controlada, que, como se ha visto, está ayudando a mejorar el nivel de vida de la población.

Bolivia: nivel de vida y política macroeconómica


Estás en: Economía y Finanzas Públicas
Banner
Bono Juana Azurduy Depósitos Sistema Financiero Reservas Internacionales Netas Crecimiento del PIB Real Renta Dignidad Recaudaciones Tributarias Créditos Sistema Financiero Bono Juancito Pinto Bolivianización Inflación
Más Estadísticas
Viceministerios
POLITICA TRIBUTARIA
TESORO Y CREDITO PUBLICO
PENSIONES Y SERVICIOS FINANCIEROS
PRESUPUESTO Y CONTABILIDAD FISCAL
Banner
Banner
Banner
     
Direcciones e Información de Contacto MEFP | Mapa del Sitio | Correo Institucional
© 2009 Ministerio de Economía y Finanzas Públicas.
[Cerrar Ventana]