Bolivia marca el inicio para la reactivación económica

En la Audiencia de Rendición Pública de Cuentas Final de la gestión 2020 respecto al manejo de las finanzas públicas se destacaron las medidas económicas implementadas, por el Gobierno del Presidente Luis Arce, para reactivar la economía del país que se vio afectada por las desacertadas políticas y los efectos de la pandemia del COVID-19.   

------------------------------------------                                                                            

La Paz, 12 de febrero de 2021 (MEFP).- El Ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, presentó hoy la Rendición Pública de Cuentas Final-2020 en la que dio a conocer las cifras rojas de la economía que dejó el gobierno de facto y también socializó las medidas implementadas por la gestión actual para reactivar y reconstruir la economía, redistribuir el ingreso y restablecer el Modelo Económico Social Comunitario Productivo (MESCP).

“Inmediatamente hemos asumido la gestión de Gobierno, nuestro Presidente Luis Arce nos ha instruido el diseño de estas medidas de fomento a la demanda interna como el Bono contra el Hambre”, señaló Montenegro. Hasta el 10 de febrero se benefició con esta transferencia a 3,9  millones de bolivianas y bolivianos.

El Ministro explicó que también se diseñó un esquema de refinanciamiento y reprogramación de créditos para las personas que difirieron sus préstamos. A esta iniciativa se sumó el fideicomiso de más de $us130 millones para otorgar créditos al sector productivo.

“Este fideicomiso es un elemento central para reactivar la producción”, enfatizó Montenegro, quien anunció el fortalecimiento del mismo con $us50 millones adicionales.

Las recaudaciones tributarias disminuyeron en un 23% respecto a 2019 debido a las ventajas otorgadas al sector empresarial en la gestión del gobierno de facto.

“La aplicación de un esquema equivocado, de una serie de flexibilizaciones, prórrogas para los pagos de impuestos que no le permitieron al erario nacional recibir estos recursos que ya estaban planificados” por las empresas, expuso la autoridad.

El Ministro aseveró que la población puede volver a tener certidumbre y confianza para restablecer las actividades económicas debido a que el Gobierno planifica la inmunización masiva.

Mala administración económica en la anterior gestión

Entre noviembre de 2019 a marzo de 2020 ya se registró una desaceleración de la economía. “En cinco meses, período donde no se tenía pandemia ya había una desaceleración intensa de la economía, dos puntos del Producto Interno Bruto (PIB) se perdieron en cinco meses y posteriormente apareció con intensidad la pandemia donde se ratifica el mal manejo de la economía”, informó Montenegro.

Al segundo trimestre de 2020, el PIB de Bolivia se contrajo en -11,1% y la economía nacional se situó en el ante penúltimo lugar de crecimiento en Sudamérica siguiéndole Argentina (-12,5%) y Perú (-17,1%).

Menor inversión pública

El Ministro explicó que la reducción de la inversión pública, la contracción de la demanda interna derivó en una desaceleración económica por la mala administración del anterior Gobierno.

“La actividad económica se ha resentido por la disminución abrupta y torpe de esta inversión que se dio en el gobierno de facto, con una caída del 66% entre octubre de 2019 a octubre de 2020”, detalló Montenegro.

Planta de Urea

Debido a la paralización de la planta de Bulo Bulo en el trópico de Cochabamba la producción de urea cae en 100% y se recurre a la importación del fertilizante que asciende en 307%.

“Hemos tenido que importar y sacrificar divisas cuando teníamos la posibilidad de seguir produciendo pero ese desprecio por las empresas estatales llevan a estos resultados”, lamentó el titular de economía.

De igual forma, la facturación de restaurantes disminuyó de $us694 millones en 2019 a  $us363 millones en 2020. Las ventas de Supermercados bajaron de $us828 millones a $us725 millones durante el período señalado.