En 2021, Bolivia se posicionó con la mayor inversión pública respecto al PIB a nivel de la región

En 2021, la ejecución de la inversión pública llegó a $us2.646 millones y se incrementó en 48% con relación a la gestión 2020, con la ejecución de estos recursos se contribuyó a dinamizar la economía del país.

------------------------------------------   

La Paz, 12 de mayo de 2022 (MEFP).- El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, informó que Bolivia se posicionó como la economía con mayor inversión pública respecto al Producto Interno Bruto (PIB) a nivel de la región.

La autoridad económica presentó este jueves la Memoria de la Economía Boliviana 2021, un documento que evalúa las principales variables económicas correspondientes a esa gestión, donde se puede advertir los principales resultados de la recuperación de la economía producto de las medidas aplicadas por el Gobierno para lograr ese objetivo.

“Bolivia se posicionó como una de las economías que más inversión pública realizó respecto al PIB en la gestión 2021 liderando con 6,5% cuando en 2020 sólo tenía un nivel de 4,8%”, manifestó Montenegro.

En 2021, la ejecución de la inversión pública llegó a $us2.646 millones y se incrementó en 48% con relación a la gestión 2020.

“Esta recuperación (de la inversión pública) va a ser clave en esta gestión y en la siguiente para poder dinamizar la economía y eso es importante en términos de la demanda interna y más producción a futuro”, declaró.

De igual forma, el Banco Mundial posicionó a Bolivia en primer lugar de inversión pública en infraestructura de América Latina y el Caribe, entre 2015 y 2019.

En el marco del Modelo Económico Social Comunitario Productivo (MESCP) se prioriza la inversión pública como uno de los principales factores para dinamizar la economía y contribuir al crecimiento.

Presentación de la Memoria

La presentación de la Memoria estaba a cargo del ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro y Osmar Bolívar Rosales, Jefe interino de la Unidad de Análisis y Estudios Fiscales.

A respecto el Ministro señaló que la Memoria es un informe institucional del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas.

“Regularmente se sacó todos los años la Memoria con la excepción de 2020 en el gobierno de facto, de tal manera que tuvimos que ponernos al día en 2021 y hoy con la regularidad de siempre estamos presentando los datos de la economía boliviana de la gestión 2021”, declaró el Ministro en el acto de la presentación.

“En la Memoria documentamos todos los resultados de estas medidas, además de contar con un análisis profundo al respecto, a partir de esto podemos afirmar con un enfoque objetivo que la política económica en 2021 ha sido exitosa”, declaró Osmar Bolívar.

Principales indicadores económicos

Tras la fuerte recesión económica de la gestión 2020, el crecimiento de la economía boliviana llegó a 6,1%, superando las expectativas iniciales planteadas por organismos internacionales. Este resultado se debió a las políticas de atención a la pandemia y al amplio conjunto de políticas económicas destinadas a la reconstrucción de la economía, en el marco del Modelo Económico Social Comunitario Productivo.

Con el objetivo de consolidar el proceso de reconstrucción económica se aplicaron diversas medidas que permitieron recomponer la capacidad de consumo de los hogares e impulsar los niveles de inversión pública y privada.

Con la restitución del MESCP, la política fiscal recobró relevancia en el dinamismo de actividad económica, a través de la inversión pública como principal motor de la demanda interna. Se restablecieron importantes proyectos de infraestructura y productivos, además de la aplicación de medidas de impulso a la demanda como ser el Fideicomiso de Apoyo a la Reactivación de la Inversión Pública (FARIP) y el Fondo Concursable de Inversión Pública Productiva (FOCIPP).

También se reactivó el proceso de industrialización en el país con la reanudación de       importantes proyectos estratégicos llevados a cabo por las diferentes empresas públicas, que reestablecieron sus operaciones tras un período de estancamiento e incertidumbre durante 2020.

A pesar del contexto de presiones inflacionarias externas, la inflación en Bolivia se situó en 0,9% en 2021, siendo la más baja de la región y menor a la meta establecida en el Programa Fiscal Financiero 2021 (2,6%).

Bajo este contexto, la orientación de la política cambiaria se enfocó en mantener estable el tipo de cambio, permitiendo neutralizar las presiones inflacionarias que se evidenciaron a nivel global, precautelando de esta forma el poder adquisitivo de las familias bolivianas.

De igual forma, la política de redistribución del ingreso se fortaleció con la recuperación de la demanda interna como por ejemplo el pago del Bono contra el Hambre, que no sólo dinamizó la economía, sino que también contribuyó a reducir la pobreza moderada y extrema.

También se continuó con las transferencias condicionadas como el Bono Juancito Pinto, Bono Juana Azurduy y Renta Dignidad que alcanzaron a un total de 3.600.018 beneficiarios, equivalente al 30,4% de la población.

El mercado laboral también registró una importante recuperación en 2021, reflejo del crecimiento económico, aumento de la inversión pública y otras medidas orientadas a la recuperación de la actividad económica. Como resultado se redujo la tasa de desempleo abierto urbano anual a 5,2%, luego de su deterioro en 2020 de 8,4%.