La economía muestra signos de gradual mejoría en el segundo semestre tras aguda caída a principios de 2020

El Ministro de Economía indicó que la caída de 11,1% del PIB al primer semestre, muestra los efectos negativos del Covid-19 y la falta de voluntad política del Legislativo para apoyar a las familias y al empleo. Pese a esta última barrera, ya se perciben signos de mejora.

La Paz, 15 de octubre de 2020 (MEFP).- El Ministro de Economía y Finanzas Públicas Branko Marinkovic señaló que la caída de 11,1% del Producto Interno Bruto-PIB en el primer semestre se debe a dos factores: la contundente paralización de la economía por el Covid-19, las medidas para contenerla y la falta de voluntad política para apoyar financieramente a las familias y las empresas.

El Titular de la Cartera de Estado indicó que la caída del PIB es parte de las secuelas por la crisis heredada de la anterior gestión. La desaceleración del crecimiento desde 6,8% en 2013 hasta 2,2% en 2019, el déficit acumulado de más de Bs100 mil millones entre 2006 y 2020 y la ausencia de capacidades sanitarias para enfrentar la pandemia.

“Estamos recuperando de a poco la economía en el país, se hizo un trabajo serio, si miramos los números, los Bonos ayudaron muchísimo, lamentamos mucho que la Asamblea no libere los créditos, hubieran sido de gran ayuda”, dijo el Ministro de Economía al destacar la estabilidad económica del país, pese a las adversidades por el Covid-19.

Lamentó que existan sectores afectados por la pandemia como la construcción y la minería, los cuales tienen un efecto significativo en el empleo. Añadió que con los financiamientos externos, la caída económica no hubiese sido tan profunda, si la Asamblea hubiese liberado los fondos destinados en beneficio de las familias bolivianas.

“Tenemos cerca de USD3.000 millones que no pueden ingresar a la economía por motivos puramente políticos, que van en desmedro de la población boliviana” afirmó de manera contundente. “A pesar de esas restricciones hemos dado bonos a las familias por más de Bs4.200 millones, hemos aliviado la carga tributaria de las empresas por un monto similar y dimos créditos para preservar empleos por otro monto parecido. Ratificando de esa forma nuestro compromiso con los empleos y los ingresos de los más vulnerables” acotó.

Resaltó que pese a estas barreras políticas, ya existen indicios de recuperación, puesto que la actividad productiva disminuyó su caída de 27% en abril a 7% en julio, mientras que el desempleo cayó de 11,8% en julio a menos de 10% en septiembre según estimaciones preliminares del Instituto Nacional de Estadística-INE.

“Con la información reciente del INE, estimamos que la caída este año podría estar más bien cerca del límite inferior de 7,9%, de la previsión conjunta que hicimos con el Ministerio de Planificación y el Banco Central de Bolivia en el Programa Financiero Revisado 2020, a la cual también se alineó el Fondo Monetario Internacional en la presentación de sus Perspectivas Económicas Globales”.

  • Economía Boliviana: Señales de recuperación Descargar