Las empresas públicas lograron utilidades en 2021 por Bs2.873 millones, frente a las pérdidas registradas en 2020

La proyección para este 2022 es que las empresas públicas sigan generando utilidades para fortalecer la redistribución de ingresos y continuar apoyando con las políticas sociales.

----------------------------------------------------------------------------------

La Paz, 13 de mayo de 2022 (MEFP). – El ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, informó que las utilidades de las empresas públicas fueron positivas desde 2006 hasta 2021, a excepción del año 2020 con el gobierno transitorio que intentó debilitarlas.

Algunos medios de comunicación publicaron que las empresas públicas reportaron déficit en 2021, a través de una lectura errónea de las cifras. La evaluación apropiada de la posición superavitaria o deficitaria de las empresas públicas se debe realizar a partir de metodologías contables, con información de los Estados Financieros.

“Hay una mala interpretación de algunos medios de comunicación que, de manera equivocada, señalan que nuestras empresas públicas están en una situación desastrosa, como lo han querido señalar, y no es así. Nuestras empresas públicas están generando utilidades, en la gestión 2021 han generado 2.873 millones de bolivianos y el año 2020 han generado pérdidas por un valor de 757 millones de bolivianos”, aclaró el Ministro en conferencia de prensa.

Todas nuestras empresas públicas han generado un superávit corriente, eso significa que sus gastos de funcionamiento son cubiertos con los ingresos, complementó Montenegro.

En el marco de la contabilidad, las utilidades son una métrica apropiada para evaluar el desempeño de las empresas públicas o de cualquier empresa, dado que se excluyen los gastos de capital porque, a diferencia de los gastos corrientes, éstos son inversiones que van a generar activos, es decir, generan réditos económicos en el futuro.

De manera simplificada, una empresa invierte (gasto de capital) el día de hoy con la proyección de generar más ingresos; no obstante, esta condición no afecta a la empresa siempre y cuando se logre cubrir sus obligaciones inmediatas como sueldos, pago de servicios e intereses (gasto corriente) con sus ingresos corrientes. En esta línea, se debe resaltar que el balance corriente (ingresos menos gastos corrientes) de las empresas públicas ha sido positivo desde 2006, excepto 2020.

Asimismo, el contexto internacional proyecta escenarios positivos para sectores estratégicos como el de hidrocarburos, minerales y fertilizantes, los cuales generarán beneficios para el Estado que no habrían sido posibles sin la creación e inversión realizada en las Empresas Estatales.

Con las políticas de reactivación y reconstrucción de la economía implementadas en 2021, se puede aprovechar de mejor manera el contexto internacional. Un ejemplo claro es la reactivación de la planta de urea y amoniaco que actualmente no solo satisface la demanda interna de fertilizantes sino también genera ingresos importantes para el pueblo boliviano por concepto de exportaciones.

En este sentido, una mayoría de las empresas públicas destinan parte de sus utilidades al impulso de las políticas sociales, vía transferencias condicionadas, con los bonos Juancito Pinto, Renta Dignidad y Juana Azurduy de Padilla.